Una vecina de Armilla crea una iniciativa para compartir libros en las paradas de bus y metro

Una vecina de Armilla crea una iniciativa para compartir libros en las paradas de bus y metro

Su objetivo es que haya más personas que se sumen a la idea para fomentar la cultura y la lectura entre los viajeros

Á. L.

Todos hemos esperado alguna vez en una parada de autobús o metro. El tiempo que pasa puede hacerse algo largo y muchos deciden utilizar el móvil para pasar el tiempo de espera. Sin embargo, desde este miércoles, en Armilla hay una nueva forma de entretenerse. Una vecina del municipio granadino ha tenido la idea de dejar libros diseminados por diferentes paradas de transporte urbano.

Nicol Jiménez, que así se llama la precursora de esta iniciativa, confiesa a Ideal que se le ocurrió dejar algunos de sus libros en paradas de autobús y metro porque «haciendo limpieza de mi biblioteca vi que tenía muchísimos libros que ya había leído y que no tenía necesidad de releerlos». Por eso, se preguntó «¿por qué no compartirlos?».

Inspirada por algunas iniciativas similares que se han llevado a cabo en algunos lugares del mundo donde hay quienes dejan libros en espacios públicos para que otras personas los lean, Nicol pensó que al compartir sus libros, se podía fomentar la cultura y la lectura entre los viajeros. «Si con este pequeño gesto entre todos iniciamos un movimiento en el que consigamos que en el transporte público se lea algo más y se use menos el smartphone, sería estupendo», asegura.

Su iniciativa de dejar libros en las paradas del transporte público acaba de empezar, pero no descarta continuar con ella. Nicol asegura que «de hecho tengo en casa como unos 30-40 más que iré dejando en días sucesivos en otras paradas de metro y bus».