Armilla inicia las expropiaciones para construir el acceso al Centro Comercial Nevada

  • "Un vial público de especial trascendencia para la localidad que descongestionará el tráfico y se verá afectada lo menos posible por la apertura del Centro Comercial", apunta el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Armilla ha puesto en marcha el proceso de expropiación de los terrenos necesario para iniciar los trabajos de acceso al Centro Nevada, que abrirá este año 120.000 metros cuadrados comerciales tras dos décadas de proyecto y embrollos judiciales.

El Consistorio ha detallado en un comunicado que ha iniciado el expediente de expropiación forzosa que afectará a los propietarios de los terrenos donde se construirán los nuevos accesos que no ratifiquen el modelo de convenio propuesto por el Ayuntamiento.

El equipo de gobierno ha resaltado la importancia del expediente para ejecutar una obra que ha calificado de "prioritaria, urgente y de interés general", ya que creará nuevos accesos al municipios desde la A-44.

"Un vial público de especial trascendencia para la localidad que descongestionará el tráfico y se verá afectada lo menos posible por la apertura del Centro Comercial", ha apuntado el Ayuntamiento, que ha confiado en tener la vía terminada lo antes posible.

El Centro Nevada prevé abrir el próximo noviembre 120.000 metros cuadrados de superficie comercial de los 300.000 construidos y su dirección calculó superar los 200.000 usuarios en días punta.

El Ayuntamiento de Armilla ha recordado que se ha reunido en distintas ocasiones con los dueños de los terrenos, a los que ha enviado el modelo de convenio diseñado, y ha destacado que pretende así velar por el interés general con un proyecto relevante para todos los municipios del área metropolitana.

El Centro Nevada comenzó a tramitarse hace dos décadas y la denuncia por irregularidades urbanísticas y del proyecto provocó la suspensión de las obras y el derribo de parte de la construcción.

El juzgado de lo Contencioso Administrativo 1 de Granada condenó en julio de este año a la Junta a indemnizar con más de 157 millones de euros a su promotor, Tomás Olivo, por el daño emergente y lucro cesante ocasionados durante la suspensión de los trabajos entre el 3 de noviembre de 2006 y el 28 de abril de 2014.