Armilla acogerá el centro para el tratamiento del alzhéimer

  • El Centro Mediterráneo de Alzheimer tendrá su sede en Armilla, concretamente en los terrenos donde actualmente se encuentra la residencia de ancianos La Milagrosa y el Centro Reina Sofía de la localidad metropolitana, propiedad de la Diputación. El presidente del organismo provincial, Sebastián Pérez, aseguró que cuando esté en funcionamiento dará cobertura no solo a Granada, sino a todo el arco Mediterráneo y se convertirá en un referente en el sur de Europa. Entre 140 y 150 pacientes recibirán asistencia continua, además de contar con un centro de día y un área dedicada a los familiares. Además, junto con el PTS y la Universidad de Granada, se trabajará en la investigación para la detección precoz de la enfermedad.

Una vez elegida la sede, comienza la formalización administrativa, que pasa por firmar un convenio de construcción con la Fundación Reina Sofía de Madrid, que se llevará a cabo en poco tiempo. Este acuerdo llega tras la visita de Pérez al secretario general de la Casa Real en Madrid. Según advirtió el presidente provincial, el espacio destinado para la construcción es de 15.000 metros cuadrados, de los que 10.000 se utilizarán para crear un gran parque no solo para los enfermos y sus familias, sino para todos los vecinos de la localidad y el resto de granadinos. «Será un pulmón para Armilla», dijo Sebastián Pérez.

El proyecto recibirá 35 de cada 100 euros que figuran en las cuentas del próximo año, además de una dotación inicial de 300.000 euros. El presidente de la Diputación explicó que acudió al municipio de Armilla para conocer las inquietudes de su alcalde y de su corporación, y para transmitirle que Granada es provincia y que aunque es un municipio de más de 20.000 habitantes y la Diputación encomienda principalmente sus tareas en localidades pequeñas, estos municipios grandes tienen una configuración especialmente singular, mitad pueblo mitad ciudad, en los que deben colaborar.

«Para mí es un día muy especial porque les anuncio uno de los proyectos más emblemáticos que traía en las alforjas cuando llegué al gobierno de la Diputación», recordó. Un proyecto que, según explicó, es el que los ciudadanos están demandando, con carácter social, solidario y que resuelvan los problemas de la gente. «Desgraciadamente hemos estado acostumbrados en las últimas décadas de vivir macroproyectos que hoy ni tan siquiera se pueden atender porque no se pueden mantener edificios en los que se ha invertido muchos millones de euros». Pérez advirtió que es una de las dificultades mayores que tienen los municipios de la provincia. «El banco de alimentos ha dicho que mientras que hace unos años tres ayuntamientos pedían colaboración para ayudar a sus pueblos, hoy está por encima de 30, y por eso el dinero público hay que administrarlo con austeridad, con sentido común y sabiendo que esa inversión va a ser perdurable en el tiempo y socialmente rentable».

Consenso político

Sebastián Pérez mostró su satisfacción al informar de que todos los grupos políticos tanto del Ayuntamiento de Armilla como de la Diputación han apoyado sin condiciones este proyecto, porque «no es un proyecto de una formación política, sino de Granada y para Granada». «Tenemos que estar unidos porque lo demanda la sociedad», añadió. Sin embargo, también advirtió que este edificio, que hace quince años tenía que haber sido un centro de atención psiquiátrica, «hoy día es un auténtico vertedero, un edificio en total estado de ruina y de abandono». «Mi compromiso político y personal es que este solar muy brevemente verá la luz, porque es un reclamo que lo están pidiendo las asociaciones de familias de estos enfermos».

El presidente provincial aseguró que en Granada hay diagnosticados por encima de 10.000 enfermos, en Andalucía más de 80.000, por eso el campo de la investigación también tendrá gran importancia en el nuevo centro.