«En 'Caminando Juntos' cuidamos a las personas dependientes, mejorando su calidad de vida»

La asociación realiza mercadillos con los productos fabricados por las personas dependientes en sus talleres./CAMINANDO JUNTOS
La asociación realiza mercadillos con los productos fabricados por las personas dependientes en sus talleres. / CAMINANDO JUNTOS

La asociación 'Caminando Juntos', constituida en 2015, realiza visitas domiciliarias y acompañamientos a personas dependientes de Armilla

Daniel Andana
DANIEL ANDANAARMILLA

La Asociación 'Caminando Juntos' de Armilla surgió en 2011 como una respuesta a las necesidades de aquellos colectivos más vulnerables de la localidad. Tras dar sus primeros pasos, logró ser constituida en 2015 gracias a la colaboración de los primeros socios, coincidiendo con una de las etapas de más movimiento en las actividades realizadas.

Los voluntarios que participan en las actividades de la asociación cumplen con la demanda de personas dependientes que requieren una alta atención. Uno de los servicios que realizan son las visitas domiciliarias, para que estas personas que se encuentran en situación de cierta soledad tengan alguien que les de compañía, conversación y pueda alcanzar con él las necesidades más básicas de los seres humanos: calor, apoyo y vida en sociedad.

Además de las visitas domiciliarias, realizan varias actividades para integrar en la sociedad a aquellas personas mayores que más lo necesitan. Reuniones, cumpleaños, fiestas y talleres ocurren todas las semanas en el Hogar del Mayor de Armilla. Tres de sus voluntarias, Carolina González, Tere Casares y Mª Carmen García realizaron la mayor parte de estas tareas, junto a la presidenta, Pilar Mariñosa, y un puñado más de voluntarios. Sin embargo, aseguran que siempre hace falta más ayuda. «Somos pocos y siempre hace falta una mano», explica Carolina, «sin embargo estar con ellos siempre te enriquece, ves lo bien que se lo pasan, ves en sus caras el agradecimiento cuando les acompañamos o realizamos alguna salida». «Es muy gratificante estar con ellos, y ver como disfrutan hasta del aire de la calle», indica Tere.

Una sonrisa de corazón

Entre las actividades, se han realizado muñecos, juegos con plastilinas y ornamentos para el pueblo. «Intentamos dar salida a todo lo que realizamos. Los mayores fabrican manualidades y nosotros las vendemos para que con las donaciones la asociación se mantenga». Sin embargo, explica Cristina, lo más complicado son las visitas, pues requiere de mucho tiempo por parte del voluntario. En ocasiones, en la asociación no piden a personas involucradas al cien por cien con el proyecto, sino alguien que al menos pueda estar con los mayores un tiempo y hacerles compañía.

El voluntariado siempre es muy complejo de entender. Cristina, Tere y Mª Carmen consideran que para ser una persona voluntaria siempre hay que mirar por los demás y hay que transmitirlo desde el hogar. «Enseñando a los jóvenes no consigues que quieran ayudar a los más desfavorecidos, tienen que ver cómo sus padres, abuelos y familiares realizan actos solidarios para lograr que en un futuro sean unas grandes personas». «Al final», explica Cristina, «ver cómo una persona dependiente te da las gracias simplemente con su mirada es una sensación que te llena. Ahí reside la gran sensación de participar en estas actividades».

La Asociación 'Caminando Juntos' dispone del teléfono 681 64 52 51 para contactar con sus socios y conocer sus actos y eventos. Si tienes ganas de ayudar a quienes más lo necesitan y has cumplido la mayoría de edad, puedes ser parte de sus actividades los martes de 5 a 7 de la tarde en el Hogar del Mayor de la localidad. También puedes enviar un correo a voluntariadocaminandojuntos@gmail.com para convertirte en socio.