Arenas y Motril, como hermanos en Armilla

Arenas y Motril, como hermanos en Armilla
  • El derbi entre armilleros y motrileños acabó en unas tablas que no ayudan a ninguno en sus delicadas situaciones.

Los de Carlos Gómez vieron cómo se les escapa un partido en el que dispusieron de las mejores ocasiones y en el que el punto conseguido no acaba de solucionarle sus problemas en la tabla clasificatoria. Por su parte, el técnico motrileño Novo acabó desgañitándose en la banda para corregir los errores que cometían los suyos y que propiciaban las llegadas locales.

A pesar de los intentos fallidos de los locales por adelantarse en el marcador, fueron los costeros los que con una transición rápida llevaron el balón a los pies de Manrique. Su galopada por la banda derecha terminó con un lanzamiento desde el vértice del área que Sergio no pudo atrapar y que permitió a Nofuentes anotar el tanto que abría el marcador.

Pero los visitantes no acababan de controlar el choque y erraban demasiados pases que permitían al Arenas acercarse a la portería de Bacas. Un centro de Luis desde la medular iba a encontrarse con la involuntaria ayuda del meta motrileño para dejar el balón a los pies de Padial. El delantero, sin oposición, marcó el tanto de la igualada.

Casi sin descanso, Víctor Almohano dispuso de otra ocasión para haberle dado la vuelta al marcador, pero su lanzamiento salió lamiendo la escuadra motrileña.

El choque iba decantándose del lado local, con mayor presencia de su ataque en el área de los blanquiazules, mientras que estos marraban sus posibilidades en los metros finales que hacían que Sergio casi no tuviese trabajo.

Apretaron

Los armilleros apretaron en busca de la victoria conservando el balón en campo motrileño. Pero el balón se paseaba por el área siendo despejado una y otra vez por la zaga visitante.

Salvo una ocasión en la que Israel metió el esférico al punto de penalti, en donde Padial logró deshacerse de sus defensores para plantarse cara a cara con Bacas. Lo que se cantaba como gol acabó por ser un lanzamiento a puerta que el meta logró repeler evitando la derrota de su equipo.