Registro de los Tedax en Armilla por una operación de compraventa de objetos de la Guerra Civil

Un miembro de los Tedax accede al bajo inspeccionado. /YANALIA HUERTAS
Un miembro de los Tedax accede al bajo inspeccionado. / YANALIA HUERTAS

Durante la diligencia, ordenada por un juzgado de la provincia de Sevilla, estuvieron miembros de este dispositivo de la Guardia Civil para garantizar la seguridad

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

A las 13.30 horas del martes, la transitada calle Murcia de Armilla se llenó de curiosos a la altura de una de sus vías transversales: Castellón. Una furgoneta de los Tedax de la Guardia Civil se encontraba estacionada en esa bocacalle y varios agentes entraban y salían continuamente de uno de los bajos del bloque de viviendas que hace esquina. Nadie sabía qué hacían estos especialistas allí ni qué buscaban con la ayuda de sus perros. IDEAL pudo averiguar finalmente, de fuentes del propio instituto armado, que se trataba de un registro enmarcado en una operación contra la venta supuestamente fraudulenta a través de Internet «de artículos relacionados con la Guerra Civil española».

El registro se practicó con la asistencia protocolaria del letrado de la Administración de Justicia –antes llamado secretario judicial– del juzgado de Instrucción número 6 de la capital, que se encontraba ayer en funciones de guardia.

La diligencia había sido ordenada por un órgano de la provincia de Sevilla. Las fuentes judiciales consultadas por este diario precisaron que se practicaba a instancias de un juzgado mixto de Sanlúcar la Mayor.

El registro, que causó un gran revuelo en este barrio de Armilla –se practicó en horario comercial y en un lugar de continuo paso de vehículos– se prolongó hasta después de las 14.00 horas y provocó que numerosos vecinos y comerciantes se colocaran en la acera de enfrente para no perder detalle de lo que estaba pasando. No ha trascendido si los agentes encontraron lo que buscaban ni si se terminó arrestando al propietario del bajo, pero los especialistas del instituto armado llegaron a emplear a perros de esta unidad especializada.

Yenalia Huertas

El lugar registrado es una suerte de cochera que sobre las 16.00 horas ya se encontraba cerrada con un simple candado y sin precinto policial alguno. Este bajo se sitúa en la planta baja del inmueble, justo al lado de la puerta de acceso al edificio.

Mientras se practicaba el registro, que según corroboraron las fuentes de la Comandancia de Granada consultadas por este periódico se enmarca «en una operación de la Guardia Civil de Sevilla», el acceso a la calle Castellón estuvo restringido a viandantes y vehículos. De hecho, para asegurar el buen curso de la actuación, un agente de la Benemérita se ubicó estratégicamente en la entrada de la vía para impedir que accedieran personas ajenas a la actuación. Fuentes vecinales confirmaron que el propietario –o al menos usuario– del bajo, un hombre de mediana edad, estuvo presente mientras se practicaba la diligencia. En la puerta, sobre la acera, se podía observar una caja de cartón cerrada y de pequeñas dimensiones.

Seguridad

La presencia de los Tedax en este tipo de actuaciones se requiere para preservar la seguridad ciudadana ante la posibilidad de hallar algún arma o artefacto explosivo. Mientras duró la operación, sus integrantes accedieron en varias ocasiones al interior del furgón que habían aparcado frente al lugar objeto de la inspección. Había otro coche, también de los investigadores, estacionado a la altura del paso de cebra de la propia calle Granada, en la que se encontraban los canes. A uno de los animales se le introdujo en la cochera al menos en una ocasión.

Temas

Armilla

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos