Los profesionales de Armilla luchan por el futuro del comercio local

Una vecina en un comercio local.
Una vecina en un comercio local. / Laura Cano

La Asociación de Autónomos y Empresarios va a realizar actividades que dinamicen el tejido empresarial del municipio tras la apertura del Nevada

LAURA CANOARMILLA

Organizar actividades para dinamizar el comercio tradicional siempre viene bien, aunque en ocasiones no es suficiente. La puesta en marcha del metropolitano acercará a los vecinos de otros municipios a la localidad de Armilla, y al gigante de las compras instalado allí. Los centros comerciales se han convertido, no solo en un lugar para hacer las compras sino, en un lugar de ocio para muchos granadinos que vienen de toda la provincia. Pero… ¿qué pasa con el pequeño comercio? La falta de ventas, dicen los empresarios, está obligando a muchos comercios a cerrar la persiana.

Lo cierto es que los centros comerciales son los principales enemigos del comercio local. Dicen los empresarios que no se puede competir con los precios de las grandes superficies, aunque su beneficio diferencial se encuentra en la atención al cliente.

«¡A ver lo que aguanto!», exclama Marga Rodríguez, empresaria de Armilla. Considera que en los centros comerciales «hay más variedad de precios, y los pequeños comercios tenemos que pagar muchos más impuestos para las ventas que tenemos». Marga también critica que en el mismo C.C. Nevada hay una parada del metropolitano: «eso es para que vayan allí a comprar, y aquí mientras tanto derivan también los autobuses interurbanos para que paren en el mismo centro comercial». Continua diciendo que «al menos eso lo han arreglado», y supone «que el comercio se estabilizará, y tendremos que seguir sobreviviendo».

Víctor Manuel López tiene una tienda de zapatos. El considera que el comercio local, el de barrio, no está pasando por su mejor momento: «han bajado las ventas un 50 por ciento respecto al año pasado antes de que abriera el centro comercial».

Otros comercios, que no tienen nada que ver con la moda, parece que se mantienen. «Ni hemos mejorado, ni empeorado. Seguimos en la misma línea», dice José Rodríguez.

«Vas al centro comercial y está todo el pueblo allí metido», dice indignada Alba Jiménez. Considera que el hecho de tener un ‘gran’ centro comercial dentro del municipio armillero «la gente se va de paseo para allá y las calles de aquí se quedan desérticas».

Una gran mayoría de los comerciantes se quejan precisamente de eso, del tránsito de personas por las calles. «¡Estamos olvidados y aguantamos lo que podemos!», dice José López.

Que unos comercios cierren, siempre dan un respiro a otros nuevos. «Si la competencia se va, el empresario que quede puede ir remontando», dice Nuria López. Aun así, «el centro comercial tiene un centenar de tiendas» y espera que «al menos todos los empleados sean del propio municipio porque, si no, no repercute en la vida de los armilleros».

Asociación de comerciantes

Desde la Asociación de Comerciantes Autónomos y Empresarios de Armilla (AEA) su presidente, Diego Del Río, ha dicho que desde la apertura del C.C. Nevada «se han experimentado cambios, y no precisamente por el centro comercial, sino porque la vida cada vez está mejor». Del Río, que también es empresario, considera que está habiendo un repunte alto en las ventas «aunque también depende del sector». Con esto Del Río se refiere a que los comercios locales más afectados han podido ser los que tienen que ver con la moda: tiendas de ropa y zapaterías. «Obviamente este tipo de empresarios tendrán que reactivarse, y nosotros desde la Asociación vamos hacer todo lo posible para que así sea».

Dinamización del comercio

Los empresarios demandan más actividades que dinamicen el comercio. Víctor Manuel dice que ‘La Noche en Blanco’ «estuvo bien, pero no es suficiente». Marga Rodríguez, sin embargo, dice que esta actividad «no da dinero» y pide otras alternativas.

Por su parte, el concejal de Comercio, David Arenas, ha dicho que «actividades como ‘La Noche en Blanco’ dieron visibilidad a 35 empresas en la vía pública donde se pudieron exponer todos sus productos». Una noche que fue amenizada por conciertos, cuentacuentos y desfiles de moda. Arenas destaca la importancia del comercio de la localidad «para desarrollar actividades de dinamización e implementar acciones que mejora de todos los comercios del barrio».

Uno de los empresarios, José López, dice que necesitan del apoyo de la concejalía de Comercio para que no terminen cerrando los comercios. «Se pueden hacer muchas cosas, pero tienen un coste, y eso tiene que salir de ellos para poder resurgir. Con lo que nosotros pagamos de impuestos y las ventas que tenemos no podemos costear actividades que nos repercutan».

El presidente de la Asociación de Autónomos y Empresarios de Armilla, Diego Del Río, ha dicho que a corto plazo se volverán hacer actividades que fomenten las ventas. «Tenemos una agenda de eventos que queremos llevar a cabo, como puede ser la ruta de la tapa o bien un evento que se llamará ‘Ar Moda’ y que dará visibilidad a tiendas de moda, complementos y zapaterías», asegura. La idea es que se desarrolle un desfile de moda «para que repunten también las ventas en este sector».

Del Río ha comentado que están preparando otro evento para el cual necesitan una subvención: «se va hacer algo guay que tiene que ver con los niños, los mayores y con el comercio». No ha revelado de qué se trata, pero si ha dicho que la subvención se ha dado a la Asociación.

Fotos

Vídeos