«Mis obras tienen un papel reivindicativo porque hablo de mujeres que no son reconocidas»

«Mis obras tienen un papel reivindicativo porque hablo de mujeres que no son reconocidas»

Celia Cuesta Rosales expondrá una obra en el Museo de la Mujer de México

LAURA CANOARMILLA

Mujeres artistas, mujeres que quieren transmitir una historia con un cuadro, mujeres que reflejan a la sociedad y que dan voz a ciertos momentos de la historia. Celia Cuesta Rosales (1958) es una mujer pluriempleada. Por las mañanas trabaja en el Instituto Andaluz de la Mujer de Granada y cada vez que tiene tiempo lo dedica a pintar, a plasmar sobre el lienzo vidas de otras personas. Ella es Maestra de Educación Infantil, licenciada en Bellas Artes y Psicopatología. Recientemente ha recibido el reconocimiento al Trabajo y a la Proyección del buen Nombre de Armilla por el Día de Andalucía, además de exponer por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora sus obras bajo el nombre de 'Feminismo plural', es que aparte de apostar por una sociedad más justa e igualitaria, Celia destaca con sus obras al otro lado del charco.

-¿Desde cuándo pinta?

-Yo creo que desde siempre. En el instituto tenía sobresaliente en dibujo, creo que se me daba bien; después deje el instituto y mi familia me matriculó en la Escuela de Arte y Oficios de Granada, y estudiando Magisterio, en primero, el profesor de dibujo me dijo que ya estaba aprobada. Me fui a vivir fuera y cuando volví ya estaba en funcionamiento la Facultad de Bellas Artes en Granada y me presente. Entre, y ahora soy licenciada en Bellas Artes.

-¿Recuerda el primer cuadro que pintó?

-Sí, claro. Dibuje un perro que mis padres tenían de porcelana, yo tendría unos 13 años.

-¿Qué es para usted el arte?

-El arte es una manera de expresarme, de comunicar y de hablar, intentando transmitir aquellos sentimientos que con las palabras no me salen; pero al mismo tiempo quiero que el receptor perciba estímulos y sensaciones, que le cuente su propia historia y que pueda ser capaz de contársela a otra persona.

-¿Cuántas obras diría que tiene en casa?

-Pues no sabría decirte. Tengo bastantes ya que llevo muchos años pintando y además conservo casi todo lo que he hecho, excepto lo que he vendido y regalado. Te cuento que pinto varios cuadros al mismo tiempo y la pintura rápida me ha dado agilidad, siempre me han dicho mis amigos que cómo tengo tanta capacidad de trabajo. Aún no sé responder a esa pregunta.

-¿Por cuantas exposiciones ha pasado?

-Entre individuales y colectivas, 90 exposiciones. Si puedo cada año hago una individual, con temática y formatos diferentes. Estudio y preparo el material detalladamente, cuento una historia y la pongo en escena, montando yo mis exposiciones.

-¿En qué estilo se identifica más a la hora de pintar?

-No me gusta encasillarme en un estilo concreto. He pasado por abstracto, figurativo, realista y creo que ahora estoy con lo contemporáneo. Me han llegado a preguntar que si mi técnica es de este u otro autor, por mi forma de pintar, pero creo que tengo mi propia identidad. Miguel Carini dijo que mi pintura es absolutamente contemporánea, con soportes no tradicionales con una paleta magra de color.

-¿En qué centra sus retratos?

-Mis obras se centra en espacios, lugares, en personas que han vivido ese momento, intentando entrar en su pensamiento, en su vida, en sus relaciones, en su trabajo, en ese espacio interior que cada una y uno tenemos. Intento comprender esa vida para que mi obra lo intente reflejar en el proceso final. Quiero buscar el interior para exponerlo al exterior.

-¿Qué técnicas usa en sus composiciones?

-Desde que salí de la facultad intento tener una técnica propia. Siempre es mixta aplicando todos aquellos procedimientos pictóricos que conozco o que surgen. Mezclo acrílico con betún de jadea, con tinta de imprenta, lápices, rotuladores…

-¿Que uso hace de los colores?

-Al principio primarios, mi gama de colores era muy limitada, era un reto en pintar todo el lienzo o la madera con estos colores, hasta que descubrí que el blanco es un color para mí y que lo podía utilizar. De hecho llego a decir el pintor José Ruanco que ya existía un color blanco de Celia. Después pase al mono cromatismo del betún de jadea, y ahora reutilizo todo aquellos que de color, textura e imprima en la madera (que es el soporte que más utilizo).

-También reutiliza objetos que incrusta en los lienzos a modo de collage.

-Todo aquello que para usted o al resto no le sirve para nada, para mí sí. Soy una basurilla –jejeje-. Cartones, etiquetas, recortes, periódicos, revistas, fotocopias… De este tema tengo pendiente una clase con la Asociación de Eras de Armilla para hacer una demostración. Les llevaré el cuadro de 'La vendedora de Huevos', ya que es un ejemplo de reutilización de materiales

-¿Qué ciudades han acogido sus obras?

-Mi obra ha ido a Ibiza, Almería, Málaga, Barcelona, Antequera, Archidona , Jaén, Murcia , Alicante, Madrid, México, Roma, entre otras.

-¿Qué recuerdos tiene de La Habana (Cuba)?

-He ido dos veces y desde luego me ha impresionado, su cultura, su vivir, el calor la humedad, la paciencia, el trabajo reposado, esas arquitecturas…, y sobre todo su gente, ¡es espectacular! Me impresionó tanto que hice una exposición con el título de Armilla a Granada, pasando por la Habana.

-Armilla también le ha servido de inspiración. ¿Qué puede decir del cuadro de la iglesia de San Miguel pasando el Metropolitano?

-Armilla siempre es mi inspiración. Me fui pequeña del pueblo, pero estoy muy ligada emocionalmente y familiarmente a este lugar. En mis exposiciones suele haber algo referente a Armilla. En el último cuadro reflejo la evolución positiva que ha sufrido mi pueblo y será uno de los cuadros en la próxima exposición que haré en Armilla en septiembre.

-En julio expone su obra 'La era', en la que emplea una técnica mixta sobre lienzo de 50x50.

-Es una exposición organizada por la Asociación cultural Circulo Artístico del Reino de Valencia. Será del 7 al 29 de julio en el Puerto de Gandía, es colectiva y vamos una serie de artistas de Granada del Club Toartists, compartiendo espacio con artistas de Valencia y otras ciudades.

-También ha expuesto de forma colectiva en Truchas ArcoArt que está en La Galería Azul, Villa Carmen, Riofrío.

-Ha sido una experiencia maravillosa, las truchas como soporte y esas gamas de colores que los artista le hemos dado vida. Ha llenado el espacio del Carmen de Riofrío.

-De hecho ahora ha expuesto otra conjunta en Serón (Almería) en Arte Ferrata.

-Efectivamente. El 15 y 16 de junio expusimos un grupo de artistas en la estación de este maravilloso lugar que es Serón 'VIA SUR Festival Cultural SERÓN' Arte Ferrata. Lleve una serie de obras que hacen un recorrido por mi trayectoria pictórica. Espero que les haya gustado a todos los asistentes porque yo estaba muy ilusionada.

-¿Qué puede decir sobre la exposición 'Los olvidados'?

-'Los olvidados' ha sido una de las exposiciones más importantes de mi trayectoria pictórica. Colgamos un vídeo del proceso de la obra con la canción 'Ojos verdes' y un montaje que creo que sorprendí. Ha sido un homenaje a los niños y niñas olvidados en la Guerra Civil que ahora pueden ser nuestros familiares, que jugaban en la calle entre los escombros como si no hubiese un mañana. Fue inaugurada por el Presidente de la Asociación de la Memoria Histórica de Granada y el Alcalde de Armilla, Gerardo Sánchez. Era un homenaje especial a mi madre porque ella ha olvidado, peros sus hijas e hijos no.

-En mayo se celebró el quinto certamen de pintura al aire libre Ciudad de Armilla. ¿Qué le parece este tipo de eventos?

-He estado de jurado y realmente es una labor muy difícil. Me encanta este tipo de eventos porque se desarrollan habilidades pictóricas y de composición con un formato determinado y un tiempo límite. Soy muy partidaria de que se hagan más todavía.

-'Fragmentos de libélulas' ha sido seleccionada para estar en la exposición en el Museo de la Mujer en México del 28 de febrero al 28 de abril de 2019.

-En el 2016 me presente a un concurso internacional de pintura del Colectivo de Mujeres de la Música coordinadora Internacional del Arte y me seleccionaron. Envié la obra y fui personalmente a la inauguración, la comisaria se quedó con mi obra porque se iba a exponer en varios lugares de México. Después recibí una llamada de que si podía presentar mi obra al Museo de la Mujer de México y, obviamente, dije que sí y me han vuelto a seleccionar. Estoy súper contenta que mis obras 'Fragmentos de libélulas' sigan por México.

-¿Todas sus obras tienen un toque feminista?

-Soy mujer, una mujer que se dedica a la pintura después de una jornada laboral. Me he reinventado yo misma, trabajo desde que tengo razón y el esfuerzo que esta profesión tiene y con el poco reconocimiento de las mujeres en el arte, pues si, soy feminista. Por lo tanto mis obras tienen un papel reivindicativo, porque hablo de mujeres que no están reconocidas, y queremos ser reconocidas.

-Explíquenos el cuadro del voto femenino.

-El Instituto Andaluz de la Mujer elaboro un cartel conmemorando los 75 años del voto femenino, y lo reutilice para elaborar un collage para una exposición que se llamó 'Estas, esas y aquellas', donde mujeres que se vieron por primera vez en un censo electoral y que podían votar, podían elegir representantes... Simplemente quise plasmar una lucha por la igualdad y por nuestros derechos.

-A su criterio, ¿qué cualidades debe tener una obra para que sea reconocida?

-Para que una obra sea reconocida debe olvidarse de los estereotipos, hay que valorarla por la estética, por la composición, por la forma de transmitir, por el color, por lo que cuenta y por la forma de contarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos