Anulan la sentencia que condenó hace seis años a cuatro exediles por el 'caso Nevada'

Los ediles ahora absueltos, en primer plano, durante la vista oral del juicio.
Los ediles ahora absueltos, en primer plano, durante la vista oral del juicio. / GONZÁLEZ MOLERO
  • Uno de los exconcejales ahora exculpados por el Supremo murió antes de conocer el fallo que anula su responsabilidad penal, pero su viuda tomó el relevo

José Pérez Flores, concejal socialista de la localidad de Armilla entre 2003 y 2007, falleció sin conocer el feliz desenlace de su lucha para reivindicar su inocencia. Seis años después de que fuera condenado a ocho meses de cárcel y ocho años de inhabilitación por dar su voto favorable a la licencia de construcción del Centro Comercial Nevada -que sufrió demoliciones parciales por presentar ilegalidades y ya está abierto al público-, el Tribunal Supremo ha anulado aquel fallo, lo que supone su absolución de hecho. José Pérez Flores no vivió para verlo, pero sí su viuda, Rosalía Villegas, que tomó el relevo cuando su marido murió.

También han visto recompensados sus esfuerzos otros tres exediles de Armilla que fueron condenados por los mismos hechos que el infortunado José Pérez Flores. Son una mujer y dos hombres, y estos son sus nombres: Dina Romero Gómez Romero, Miguel Ángel Porcel Terribas y Francisco de Sales Ocaña Morales.

Vulneración de derechos

Todos ellos fueron víctimas de una injusticia procesal que les impidió defenderse de las acusaciones que les asediaron durante años. Es lo que ha venido a concluir el Tribunal Supremo en una sentencia a la que ha tenido acceso IDEAL y cuyo punto de partida -y de llegada- es la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), institución que ya había amparado con anterioridad a los perjudicados.

En este sentido, el Supremo hace suyo el criterio de los jueces europeos y advierte de que la Audiencia de Granada, que fue la que condenó a los exediles después de que hubieran sido absueltos en primera instancia, debería haber dejado que los encausados se explicasen en una nueva vista pública, pero no lo hizo. En consecuencia, se produjo una violación del artículo 6 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que en su apartado primero establece lo siguiente: «Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa, públicamente y dentro de un plazo razonable, por un tribunal independiente e imparcial...».

La fiscalía ya había apoyado en un escrito dirigido al Supremo que se anulase la sentencia condenatoria que dictó en 2011 la Audiencia en el llamado 'caso Nevada' contra los cuatro ediles en cuestión.

Dinar Romero, Francisco de Sales Ocaña Morales, Miguel Ángel Porcel Terribas y el ya fallecido José Pérez Flores formaron parte del equipo de gobierno municipal del PSOE entre los años 2003 y 2007, y se vieron involucrados en el 'caso Nevada' por dar luz verde a la edificación y, pese a que inicialmente fueron absueltos, la Audiencia acabó condenándolos a ocho meses de prisión y ocho años de inhabilitación por prevaricación urbanística, es decir, por dictar una resolución injusta a sabiendas. A este respecto, tanto el TEDH como el Supremo argumentan que la Audiencia «hizo una valoración del elemento subjetivo del delito (...) sin que los demandantes tuvieran la oportunidad de ser oídos personalmente para discutir, mediante un enjuiciamiento contradictorio, la nueva valoración».

En otras palabras, que el tribunal de Granada determinó que los acusados tuvieron intención de delinquir, que es algo subjetivo, pero sin oír a los acusados para garantizar la imparcialidad del fallo. Pero eso no ocurrió y la sentencia 'nació' con los pies de barro.

Los cuatro acudieron primero al Tribunal Constitucional, pero su recurso de amparo no fue admitido. Ante ello, decidieron agotar todas las vías y llegar hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que el pasado mes de marzo les dio la razón y dispuso que España les indemnizase con 6.400 euros a cada uno, cantidades que ya les han sido abonadas.

Tras la decisión del TEDH, los cuatro -la viuda de José Pérez Flores actúa en su nombre- interpusieron un recurso de revisión ante Supremo, que es el que ahora ha anulado la condena de los exediles.