Intervienen 4.200 pares de zapatillas falsas camufladas para burlar la aduana

  • La intervención de este material deportivo se ha producido en un almacén del Polígono Tecnológico de Armilla

La Policía Nacional ha intervenido en un almacén de Armilla 4.226 pares de zapatillas deportivas falsas que estaban camufladas para burlar las inspecciones aduaneras y policiales y que incluían logotipos idénticos a los de las marcas suplantadas cubiertos con otros para superar los controles.

La intervención de este material deportivo se ha producido en un almacén del Polígono Tecnológico de Armilla, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, que ha explicado que en la operación han detenido además al propietario de la instalación, un ciudadano de nacionalidad china.

Las prendas las fabricaban con logotipos idénticos a los de las marcas suplantadas y añadían algún elemento a los mismos o bien los cubrían con otros logos para evitar que fueran requisadas durante las inspecciones de entrada a España o intervenidas en los lugares de venta por la Policía.

El camuflaje se retiraba con gran facilidad para conseguir así que las réplicas se asemejaran a los originales, hechos que vulneran los derechos de propiedad industrial.

Las investigaciones comenzaron gracias a un control rutinario de vehículos realizado por agentes de la Policía Local de Jaén, que pararon a un individuo, al parecer un vendedor ambulante, que transportaba 265 prendas deportivas entre ropa y calzado posiblemente falsificadas, que fueron puestas a disposición de la Policía Nacional de esta provincia.

Para localizar el origen de estas prendas, los investigadores contaron con la colaboración de este individuo, que manifestó haber adquirido las zapatillas en un establecimiento de un polígono de la localidad de Armilla, que identificó a través de un servidor de aplicaciones de mapas en la web.

Los policías descubrieron que el almacén en cuestión estaba formado por tres naves contiguas que estaban comunicadas entre sí, una de ellas dedicada a exponer todo tipo de calzado y las dos restantes dedicadas a almacenar cajas de zapatos.

En la inspección, agentes especializados de la Policía Nacional contaron con la colaboración de peritos de las diferentes marcas para cotejar la autenticidad de cada uno de los modelos que allí se hallaban.

Como resultado de este trabajo, se intervinieron las zapatillas falsificadas, fabricadas con logotipos idénticos a los originales, pero camuflados para evitar que fueran requisadas.