Antonio Megías, el Nano

  • El fotógrafo y cronista armillero Pepe Morenilla cuenta la historia de un gran futbolista que llamó la atención en el futbol de los años cincuenta del siglo pasado por su excelente técnica

Muy apreciado en su pueblo y conocido por el sobrenombre de Antonio el Nano, Antonio Megías Jiménez nació el tres de junio de 1938 en Armilla. Su familia por parte paterna era Megías; y Jiménez por el lado materno. Actualmente tiene 78 años, está casado y tiene cinco hijos, tres varones y dos mujeres. Sus nombres por orden de nacimiento son: María José, Antonio, Tere, Clemente y José Miguel. Los tres varones han hecho sus pinitos en el fútbol local, alguno de ellos con buenas actitudes para el balompié.

También tiene nueve nietos; y me pide que ponga sus nombres por orden de nacimiento. Se trata de Marco Antonio , Corín, José Miguel, Eva, Isabel, Andrea, Nuria, José Miguel y Daniel. Además de un biznieta, que se llama Ella, pero en la familia la llaman Ela.

Se trata de una familia muy unida, muy futboleros los varones. Yo creo que la idea de nuestro Antonio era la de crear su propio equipo de fútbol, que casi ya lo tiene. Pues si hablamos del deporte rey, siete tiene ya en el banquillo.

Su vida laboral ha sido muy larga, ya que mpezó siendo un niño. Cuando tenía diez o doce años realizaba en el campo las faenas propias de esa edad. Después entró en el servicio de limpieza de Granada a domicilio. Más tarde empezó a trabajar en Correos como repartidor de correspondencia. El siguiente empleo que tuvo fue en los tranvías eléctricos de Granada como cobrador. De ahí pasó a la empresa Rober o Autobuses de Granada capital, en la que se jubiló con 64 años, después de 52 años de trabajo ininterrumpido.

De niño jugó en los equipos de barrio, pues en Armilla había bastantes. El San Miguel, el Barcelona, el Corea, el Eras, los Prados, el Barrio, el Tres Cruces y el Cuartel. Nuestro amigo Antonio jugó en estos dos últimos equipos. Ya de zagalón jugó en el Escorial de Churriana, el CFB, el Arenas Club de Fútbol de Armilla y la Ponderosa de Armilla. Jugaba de extremo izquierdo según las demarcaciones de aquellos años. Era un jugador bastante técnico con buen toque de balón. Un extremo nato.

Antonio Megías, el Nano

Antonio Jiménez el Nano en una imagen de 1966

Selección granadina

En 1957, el día de la Patrona de Aviación, jugó su primer partido en el Arenas, aunque todavía estaba de prueba. El encuentro era contra el equipo de Aviación, con unos futbolistas de primera. Era como una selección granadina. Antonio destacó jugando un partidazo, a pesar de la cantidad de jugadores que tenía enfrente, como José Collares, Botella o Albarcoque.

A los jóvenes, estos nombres no les dirá nada, pero sí a los aficionados de aquellos tiempos que todavía recuerdan al Arenas de finales de los años 50 del siglo pasado. Ganó el Arenas por 0-4, de los que dos eran de Antonio. Lo que le valió la felicitación de todos los aficionados.

El Arenas estaba formado por jugadores más veteranos. Cuando terminó el partido, Rafael Machado, que era el entrenador, se apresuró a decirle: “chaval, el jueves te espero en el campo a la hora del entrenamiento.

Y así fue como entró nuestro protagonista en el Arenas Club de Fubol, en la tempora 1957-58. No fue muy larga su trayectoria, pero sí muy destacada.

Cuando le pregunto si le han otorgado algún premio, me mira y me dice: “Sí amigo Pepe, mi vida ha estado llena de premios: mis cinco hijos e hijas, mis nueve nietos y nietas, mi biznieta y mi esposa María Leyva Moreno.

Por lo que no me queda más que decirle, Antonio, espero que recibas muchas más satisfacciones con premios de esta clase.

Temas