El Ayuntamiento de Armilla para las obras del vial del Nevada a petición de la Junta

vídeo

El acceso está operativo de forma provisional. / RAMÓN L. PÉREZ

  • Los inspectores de Ordenación del Territorio consideran que los trabajos están prohibidos porque el nuevo acceso atraviesa un suelo que, de momento, tiene uso agrícola

El pasado 22 de noviembre Tomás Olivo cortó la cinta del Nevada Shopping tras 21 años de obras y vicisitudes -y no por este orden-. Al día siguiente, el centro comercial abría sus puertas al público y empezaba el trasiego de coches por el sur de la Circunvalación. Esa misma mañana, la Junta de Andalucía registró en el Ayuntamiento de Armilla una alegación contra la obra 'provisional' que se ejecutaba para facilitar la entrada y salida por la fachada principal.

El pasado 23 de diciembre la junta de gobierno de Armilla decidió suspender los trabajos de este nuevo vial para evitar un nuevo contencioso con el gobierno andaluz. Ahora habrá que empezar a tramitar administrativamente esta carretera desde cero; aunque, paradójicamente, la obra esté prácticamente finalizada y provisionalmente en uso. Es como si la marmota hibernara en el Nevada.

Faltan informes

El 5 de octubre el Ayuntamiento de Armilla aprobó por motivos de urgencia y de interés público construir un nuevo acceso que permitiera entrar y salir al centro comercial desde la A-44. Está destinado especialmente a absorber el tráfico que viene o va en sentido Motril y esquivar -cuando llegue el momento- al metro con un paso deprimido. Es toda la remodelación que se aprecia frente a la puerta principal del Nevada, al borde de la Circunvalación.

La Consejería de Presidencia y Administración Local presentó una alegación basada en el informe de los inspectores de Ordenación del Territorio. Entre otros argumentos para oponerse a la obra del vial, el gobierno andaluz aduce que los trabajos están «prohibidos», no tienen carácter «provisional» y faltan los «informes y autorizaciones administrativas previas».

La alegación de Junta se fundamenta en que esos terrenos están reservados en el plan urbanístico del Área Metropolitana (Potaug) para uso agrícola mientras que no se altere su calificación. La visión no coincide con la del técnico del Ayuntamiento de Armilla: «Cuesta imaginar el uso agrario en unos suelos que por estar completamente circundados por varios sistemas de comunicación rodados y ferroviario se encuentran prácticamente aislados y sin posibilidad de acceso, además de no contar con agua de riego». También apunta que en idénticos terrenos -presuntamente 'agrícolas'- se ha construido una subestación eléctrica para asistir al metro y el propio trazado del tranvía.

El informe técnico del Ayuntamiento defiende el carácter «extraordinario» de la actuación para evitar «colapsos de tráfico». Sin embargo, concluye que la interpretación «genuina» y «más auténtica» del urbanismo corresponde a la Junta, por lo que concibe la alegación como si se tratara de un informe vinculante.

«No queremos conflictos»

Por este motivo, la junta de gobierno del Ayuntamiento de Armilla ha decidido «suspender» las obras iniciadas hasta que se «produzca la aprobación y entrada en vigor de la correspondiente figura de planeamiento y se apruebe definitivamente el proyecto».

El alcalde de Armilla, Gerardo Sánchez, confirmó ayer a este periódico la paralización: «No queremos conflictos ni repetir los mismos errores. No vamos a llegar a la confrontación». No obstante, el vial está prácticamente acabado y provisionalmente en funcionamiento. El Ayuntamiento aguarda ahora las instrucciones de la Junta para empezar la tramitación administrativa y descarta que se solicite el cierre del vial.