Los Campanilleros del Rosario de la Aurora despiertan a los armilleros con su estación de penitencia

  • Desde las cinco de la mañana niños y mayores han recorrido el pueblo cantando e informando a los vecinos que se celebra la fiesta del patrón de los labradores

Como cada 15 de mayo, día de San Isidro Labrador, copatrón de Armilla, los Campanilleros del Rosario de la Aurora han realizado su tradicional estación de penitencia por las calles del pueblo. Desde las cinco de la mañana niños y mayores han recorrido el pueblo cantando e informando a los vecinos que se celebra la fiesta del patrón de los labradores.

Acompañados de la Policía Local, de miembros de Protección Civil y de los vecinos que les invitaban a café y dulces, los Auroros, como también se les conoce, realizaron una vez más su tradicional recorrido con sus guitarras y acordeones. En esta ocasión estaban compañados por el veterano fotógrafo y cronista armillero Pepe Morenilla y por el concejal responsable de la Policía Local, José Manuel Martín.

Los campanilleros cantan en una de las estaciones de penitencia

Los campanilleros cantan en una de las estaciones de penitencia / ideal

La Asociación de Campanilleros de la Aurora de Armilla se creó en 1814, pero su popularidad creció a partir de los terremotos en Arenas del Rey en 1884. Cuando los hombres salieron del pueblo rezando el rosario para buscar ayuda en otros municipios, instaurando una tradición, que se perdió durante la Guerra Civil para recuperarse más tarde. Armilla es una de las pocas localidades del área metropolitana que mantiene esta costumbre.

Paqui Cantero, presidenta de los Auroros desde hace casi una década se ha esforzado por atraer a un buen número de jóvenes a participar y vivir una tradición, que cuenta actualmente con unos 70 socios. Los Campanilleros de la Aurora salen por San Miguel, patrón de Armilla a finales de septiembre; el siete de octubre, durante la celebración de la Virgen del Rosario y por San Isidro, desde las cinco hasta las siete de la mañana, y a las doce celebran una misa. Por el camino cantan, beben y comen invitados y animados por los vecinos, que les esperan y se suman al recorrido por las estaciones y retablos con los misterios.

Con motivo de su 200 aniversario realizaron una salida extraordinaria el 21 de Septiembre de 2014. Paqui Cantero recuerda a la perfección "la emoción tan grande" que sentía cuando era una niña cada vez que los campanilleros pasaban por delante de su casa. Insiste en que es una asociación cultural, "que pertenece al pueblo", una tradición que los mayores transmiten a los jóvenes. En 1995 se abrió la puerta a las féminas y una veintena de mujeres se sumaron al proyecto de la mano del entonces edil de cultura, Pepe Flores y de la concejala de Juventud, Francisca Hernández.

La renovación realizada hace tres años con la entrada de jóvenes menores de 21 años ha supuesto una verdadera revolución en las filas de la asociación, que también se ha subido al carro de las redes sociales. Alejandro Antonio Torres, tiene 16 años, es cofrade y secretario de la entidad. Se encarga de twitear todo lo que pasa en la asociación desde @Aurora_Armilla. Afirma estar satisfecho por la acogida que ha supuesto la incursión de los Campanilleros en las redes sociales y por el impacto que ha tenido "con seguidores de distintos lugares, incluso fuera de Armilla", señala. Dice que son como una gran familia y tanto él como Paqui Cantero agradecen y recuerdan la gran labor llevada a cabo por José Panchito, presidente de la entidad durante años.

Los Campanilleros se reúnen en su sede en la Casa de la Cultura de Armilla para ensayar un repertorio propio integrado por casi cuarenta canciones. La música ocupa un lugar importante en la entidad y además de las campanillas, el acordeón es el instrumento más importante, aunque no deben faltar las guitarras y el triángulo, que se incorporó el año pasado.

Temas