La Asociación de Mujeres Trenzando envía ropa y material para los refugiados sirios

  • «¿Cómo se dice pañales en inglés?» «Espera, lo busco». «En la caja 84 van los medicamentos». En la espaciosa nave en la que están empaquetando hay otra caja con pañales, gorras, ropa interior, zapatos, juguetes. Van como motos cerrando cajas para encajarlas en los palets porque al día siguiente SEUR lo traslada todo a Grecia.

La recién creada Asociación de Mujeres Templanza de Armilla, integrada por una veintena de féminas de la localidad, ha estado recogiendo ropa y toda clase de material para los refugiados. Llevan un montón de tiempo solicitando ayuda, comida y demás objetos de primera necesidad desde todos los medios posibles. No paran. Carmen Corpas, María Torrente, Valle Valcárcel y Rosa Elena García, junto a muchas más, están empeñadas en poner su granito de arena para lograr un mundo mejor. Reciben toda clase de ayuda. Desde la empresa Lo Mónaco, hasta Merlo y Torrente, que les ha cedido la nave. Al principio solicitaban ropa, y la respuesta ha sido tan elevada, que ahora ya no se precisa. Con la llegada del buen tiempo lo más urgente, según explican desde la página de Sos Refugiados en Red, donde se indican todos los procedimientos para hacer posible el envío de la ayuda humanitaria desde España hasta, en este caso Grecia, son toallas, mochilas, bolsos de viaje, porta bebés, carritos de bebés, material de camping, muletas o sillas de ruedas, entre otros. de toda la provincia A la calle Lugo número 4 de Armilla llegan dos chicas con bolsas. Alba Ortega y Alba Roldán vienen del Valle de Lecrín y se enteraron por Facebook de la petición. Volverán. En la sede de la calle Lugo es Valle Valcárcel la que se hace cargo de las bolsas, mientras sus compañeras están en la nave, siguiendo las instrucciones de Sos Refugiados en Red, para que los artículos que se envían sean de verdad útiles a los refugiados. Es la primera partida que envían a Grecia. Pero no paran. Han colaborado enviando ropa a Honduras o ayudan como voluntarias en la Asociación Calor y Café de Granada. También participan en la carrera Inclusiva de Churriana de la Vega. Lo que les sobra, ya sea ropa u otra clase de artículos, los venden en los mercadillos de Armilla, y el dinero que obtienen lo entregan donde urge y es más necesario.

Generosas María Torrente lo corrobora. «Las personas son generosas, lo que pides lo dan, porque somos solidarios. Pero también es verdad, que cada día hay más personas necesitadas.». Explica que muchos colegios contactan con ellas para hacerles donaciones. Para apoyar a los refugiados han llegado bolsas desde Las Gabias, Alhendín o Churriana de la Vega. En invierno han donado y recogido estufas, muebles, comida, ropa, tanto a familias de Armilla como de otros municipios. Porque el objetivo es ayudar y «entre todos salimos». Ahora que llega el buen timepo, los refugiados precisan zapatos del 40 al 43, vestidos amplios y de embarazada, ropa interior y calcetines nuevos, gorras de verano de visera y pañuelos para la cabeza. Además de comida para bebés (leche en bote y potitos) y papillas, zumos y leche condensada, garbanzos, judías, lentejas, arroz, pasta o cus cus. También solicitan chucherías y caprichos para los niños, porque hay un montón de menores bloqueados en esta difícil situación. Ya no necesitan abrigos, pero sí calzado fuerte para hombres, deportivas y zapatos planos para mujeres. También urge material escolar, tiendas de campaña, libros para aprender inglés básico y útiles de higiene personal. Además de pañales, compresas y toallitas húmedas, útiles de primeros auxilios, cremas solares, antipiojos, jabones y artículos de limpieza de casas, desinfectantes o medicamentos infantiles.